El ómnibus quizás ya haya pasado por la parada. Es tarde y hoy me toca cocinar. Yo estoy todavía en el trabajo, sentado y escribiendo este post, que es lo único que se me ocurrió al final del día. La musa nunca llegó, pero yo tengo esta compulsión por deslizar los dedos por el teclado y contarle a quién sabe quién todas las cosas que me han pasado hoy. Lee el resto de esta entrada »


Es mediodía. Lo sé porque ya tengo hambre y la conexión está “de madre”. La gente aprovecha el horario de almuerzo para enviar correos, descargar programas y películas, ver los partidos de fútbol de la liga de campeones o revisar los periódicos que hablan mierda.

Los cubanos hacemos con la conexión lo mismo que con otras tantas cosas que nos dan gratis. Es poca y la gastamos en mierdas y además vivimos criticándola. Lee el resto de esta entrada »