¿Y después de todo, qué?

25 mayo, 2012


Cuando dos facetas de la identidad cultural cubana como el humor y la pelota, confluyen en una propuesta estética, el autor corre el riesgo de transitar caminos trillados y poner al espectador a la defensiva.

La reciente exposición de caricaturas de Marcial Flores, en la casa de la Prensade Las Tunas, evidencia cómo es posible asumir ese reto con originalidad y agudeza.
Denominada ¿Y después de todo, qué?, la muestra incluye alrededor de una docena de obras que aluden a la actuación del equipo de béisbol de Las Tunas durante los play off de la 51 Serie Nacional, en los cuales terminaron anclados en el sexto lugar, luego de caer inesperadamente ante el elenco de Ciego de Ávila.
Con su visita a este universo temático, el también miembro del Círculo de Caricaturistas y Humoristas Gráficos de la UPEC de Las Tunas, confirma la diversificación que ha asumido su trabajo, que en un primer momento se centró en la gráfica política.
El autor se manifiesta fiel a los elementos visuales que ya constituyen su marca distintiva en el ámbito de la manifestación en el país: amplio uso de recursos iconográficos apoyados en una frase que a manera de sentencia redondea la idea o mensaje a expresar y línea de dibujo cuidada con trazos ondulados, entre otros.
Ingenio y picardía confluyen en la mayoría de las viñetas, cuyo espíritu pudiera ser resumido en una que presenta sobre una loma de guantes, bates y pelotas a una parodia del pensador de Rodin coronado por una gorra del equipo de Las Tunas y un gigantesco signo de interrogación.
La propuesta de Flores se concreta cuando el tema beisbolero matiza la cotidianidad de muchos cubanos como parte de la final del clásico local, y al mismo tiempo coincide con una polémica profesional sobre las causas que motivaron el abrupto término de la selección tunera en los play off. Todo ello se convierte en un valor agregado de la muestra.
El autor ha declarado no ser fanático del deporte de las bolas y los strikes, quizás para mantener una actitud neutral, y alegó que prefiere el motociclismo, menos polémico y más cercano a su profesión como agente del tránsito de la Policía Nacional Revolucionaria.
Sin embargo, Marcial no ha lanzado precisamente flores a la hoguera del debate y ante la invitación a la polémica soy de los que prefiere una salida diplomática como la suya y decir que yo no quiero discutir de pelota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s