Se formó la guajirá

16 abril, 2012


Dos habaneros están en una fiesta en el campo. En eso uno le dice al otro:

– qué, ¿decimos que somos habaneros?

– No chico, que se jodan!!!!

Chiste popular

Un amigo me cuenta en un correo que su más reciente visita a La Habana, la capital de todos los cubanos, no tuvo un final feliz. La última noche de su estancia se vio en la imperiosa necesidad de pagar una multa al ser sorprendido por agentes del orden público mientras vaciaba su vejiga en una populosa y oscura esquina metropolitana.

De esta forma mi amigo confirmó todas las leyendas, chistes y estereotipos que se han tejido sobre los guajiros en la capital, lo cual ha desembocado en fuente de ingreso segura para humoristas con poco sentido del humor, músicos sin oído musical (que son peores que los reguetoneros) y mediocres que achacan todos los males de La Habana al sobrepoblamiento.

Para los habaneros existen dos gentilicios además del que llevan consigo: guajiros (también llamados palestinos) y pinareños. Los primeros habitan al este de los predios capitalinos y en el imaginario social habanero son representados por un hombre mayor con guayabera de mangas largas, sombrero de yarey, caja sobre el hombro y bigote del siglo XVIII. En el caso de las mujeres son definidas como guaricandillas de ropa corta y ajustada, de piel cobriza y pelo ensortijado, dispuesta a encontrar novio/habanero a cualquier precio.

Los pinareños por su parte, aunque cumplen con la mayoría de las características antes esbozadas, agregan a ellos su facilidad para ser bobos.

Al menos así lo definen la mayoría de las telenovelas de producción nacional, en la que una familia de clase media que vive en el Vedado capitalino, de pronto ve complicada su apacible vida cuando al barrio llegan habitantes de “provincias” y son arrastrados a sus conflictos.

Este fenómeno, cultural quizás, se manifiesta también en otras facetas de nuestra cotidianidad: Industriales es el equipo insignia de la pelota cubana (Caramba y yo que pensaba que era la selección nacional), el principal turoperador internacional del país se llama Havanatur, la emisora internacional se denomina Radio Habana Cuba, en fin, la lista es extensa, casi de aquí a La Habana.

Y están las frases: “Fulano, te llamaron de La Habana” (sinónimo de llamada importante). “A Fulano se lo llevaron pa La Habana”(sinónimo de triunfo profesional) y la famosa: “Eso viene de La Habana” (dos significaciones: o es de calidad o no se puede discutir al respecto).

Creo que ya es hora de sacarle los trapitos sucios a los capitalinos, sobre todo, porque como dice la canción: Aquí el que más o el que menos, tiene un pariente en el campo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s