De incendios y bomberos

12 enero, 2012


Vivo en una ciudad que tres veces fue entregada a las llamas. La última de ellas, en 1896, dejó la ciudad en ruinas y no fue hasta entrada la segunda década de los 1900 que recuperamos el título de ciudad y municipio. Por eso la localidad hoy conserva pocas huellas de su pasado. La historia de lo que fue nuestro período colonial, la gente la construye a su antojo, con sus dosis de leyenda e imaginación.

Los tuneros nos preciamos de ser los primeros en muchas cosas, aunque no existen evidencias físicas de ello. Dicen que el gran museo de la ciudad está debajo de sus calles y a cada rato, cuando alguien intenta hacer un pozo o una cisterna se topa con alguna sorpresa arqueológica. Recuerdo que hace varios años una periodista vio su casa inundada de curiosos y científicos cuando en su patio quedó descubierto un antiguo cementerio mambí (nombre con e que se designaban a los patriotas de la guerra contra España). Fue todo un suceso el hallazgo, pero la casa nunca la han podido permutar.

Volviendo al tema de los incendios de la ciudad supe hace poco que estuvo al borde de un cuarto siniestro. Fue en la década del sesenta del pasado siglo y la anécdota se sucedió como les comento…

En una de las principales calles de la localidad radicaba un edificio de dos plantas. En el primer piso funcionaba un banco y en la parte superior vivían varias familias, la mayoría de ellas vinculadas a la institución financiera. Se trataba de una edificación sin grandes pretensiones arquitectónicas y hasta cierto punto opacada debido a su vecindad con el que hasta ese momento era el edificio más alto de Las Tunas, el conocido teatro Rivera.

Al amanecer de cierto nefasto día, los transeúntes fueron sorprendidos por gritos histéricos. Por las ventanas del banco salía humo y los vecinos de la planta superior prácticamente saltaban en paños menores tratando de protegerse del incendio que al parecer había sido provocado por un fallo eléctrico.

La gente inmediatamente empezó a ayudar con cubos de agua. Pero el fuego crecía en cada instante. Alguien llamó a los bomberos. Las llamas amenazaron entonces con extenderse a edificaciones contiguas. Pero los bomberos, pero nada. Entonces la gente recordó el pasado incendiario de la ciudad y comenzó a temer por sus posesiones, por sus vidas.

Una hora después y los bomberos no llegaban. Entonces uno de esos que en situaciones extremas siempre trata de hacerse el inteligente probó a llamar a los bomberos de la vecina ciudad de Holguín, distante a poco más de 70 kilómetros, al este. Cuarenta minutos después la tropa holguinera llegaba al lugar de los hechos y comenzaba a sofocar las llamas. Al cabo de cierto tiempo por la esquina enfiló el carro de bomberos de la ciudad, que debido a desperfectos técnicos apenas tenía aliento para hacer sonar su sirena. Para colmo de males cuando se situaba para apoyar las labores antincendiarias le fallaron los frenos y se estrelló contra otro carro que le cortaba el paso en la calle.

Y esta es la historia del casi cuarto incendio de mi ciudad, que afortunadamente, no se concretó para que hoy yo pudiera hacerles este cuento.

Anuncios

3 Responses to “De incendios y bomberos”

  1. George Rosales Curbelo Says:

    Está bueno eso. Espero que ahora no sea necesario llamar a Holguín. Haría falta además plantar muchos árboles porque además de la ciudad más veces quemada es la de menos área boscosa y por tanto seca. Eso también provoca incendios.

  2. Gisselle Morales Says:

    Si tú supieras, Mandy, que hace poco, ya bien entrado el siglo XXI, sucedió muy parecido en Sagua, cuando se incendió toda una cuartería de madera y los carros de bomberos, a una cuadra del lugar de marras, no tenían agua. Nada, de lo real maravilloso!

  3. alejo3399 Says:

    oye eso es mentira, en realidad a donde llamaron fue a los bomberos de camagüey….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s