El cine y yo

24 noviembre, 2011


Cuando yo nací, ir al cine ya no era el evento de alcurnia que recordaban mis padres. La gente prefería quedarse en casa, frente al TV, en pijama y medias, perdiéndose las partes más interesantes de la película cada vez que alguien llamaba a la puerta o el teléfono. No recuerdo cuando fui al cine por primera vez, si sé que nos llevaron por la escuela a ver de Voltus Cinco y que cuando nos repartimos los personajes, me tocó hacer de los malos. Me gustó el cine aquella vez y con el tiempo mucho más.

Empecé a ir al cine más a menudo en los noventa. La luz se iba con frecuencia, cuando no, en el televisor siempre retransmitían las mismas aventuras del lobo y conejo, el tío Estiopa y los amigos de Leche cortada. Convertí a mi primo, dos años menor que yo, en mi escudero. Juntos cazábamos las películas de patas y piñazos, las de ciencia ficción japonesas y las de aventuras. Preferíamos los dibujos animados, pero en una aburrida tarde de domingo cualquier cosa podía resultar interesante. Así una vez vimos un documental sobre el ciclo de vida de los caracoles. Duró dos horas y porque el proyectista lo puso en cámara rápida.

Con mi primo tuve la primera extraña aventura de viajes que me hizo vivir el cine. Llegamos al cine principal y la electricidad se había ido. Con par de pesos en los bolsillos, los de la entrada, decidimos ir hasta la otra sala, en el extremo de la ciudad. Con apenas ocho años y escasos conocimientos de las ardides del transporte tardamos una hora en llegar. Para ese entonces la película se había acabado y mi primo tenía mucha hambre. Gastamos nuestros dineros en unos dulces y regresamos como pudimos, gracias a una piadosa señora que nos guió hasta la casa. Escondimos la historia de la escapada durante algún tiempo (unos cinco minutos)  y cuando nuestros familiares escucharon horrorizados nuestras aventuras determinaron que ya era demasiado cine y que los muñequitos rusos tenían muchos valores educativos que debíamos aprender.

Desde entonces el cine siempre ha representado para mí la oportunidad de vivir una aventura viajera. Ya en la Universidad me convertí en invitado sin permiso ni credencial del festival de Cine Pobre, en Gibara, Holguín. Cada abril, mis colegas de aventuras y yo acampábamos en la llamada Villa Blanca de los Cangrejos y hacíamos cualquier cosa menos ver películas: explorar cuevas, bañarnos en la playa, recorrer la ciudad, dormir en portales y parques, hacer colas, ir a conciertos…

El ambiente del festival nos llevó cierta vez a tratar de hacer un documental sobre nuestras experiencias. “Modestamente” nos entrevistamos y nos grabamos entre nosotros mismos, Así lo hicimos también con todo lo que nos pareció interesante. Llegamos a hacerle una entrevista al propio Humberto Solás, famoso director de cine cubano creador del evento. Afortunadamente el supuesto documental permanece en el anonimato, para bien de nuestras reputaciones.

Después de Gibara nos dio por creernos cineastas y algunos de los miembros del grupo materializaron sus proyectos.

Llegamos a idear una expedición por todo el río Cauto, el mayor de Cuba e ir grabando todo lo que vivíamos. Como ven nuestra estética era muy sencilla y teníamos una alta consideración sobre las cosas que nos pasaban.

El proyecto se malogró, igual que otro sobre nuestras peripecias en el tren Santiago-Habana, o un supuesto recorrido por todos los “panteones beatlemaníacos” de Cuba. Creo que la única obra que hicimos realmente fue una exposición para una prueba de Economía Política en la que no sabíamos absolutamente nada del contenido y esperábamos asombrar a la profe con nuestras dotes cinematográficas. Fue un proyecto sugerente, molestia y apártate, pero la profe mandó a pararlo a la mitad y comenzó a hacer preguntas que, por supuesto, no sabíamos responder…

Quizás algún ese material fílmico vaya a dar a algún festival, como el del Nuevo Cine Latinoamericano, de La Habana, y gane un premio, y entonces la profe lamente haber perdido la oportunidad de pasar a la historia del séptimo arte junto con nosotros.

Anuncios

5 Responses to “El cine y yo”


  1. en gibara encontramos amistad socio, y creo que humberto realizó el proyecto de cine pobre con la intención de que existiera un espacio para mostrar y debatir sobre un cine pobre en recursos y muy rico en imaginación… pero secretamente sospecho que lo hizo para que personas muy buenas como nosotros dejaran de ser amigos para convertirse en hermanos, él debe estar riéndose de eso, porque sino, cuál era el objetivo de alejarse de LH?

    como soñamos en ese entonces con hacer cosas, algunos hasta hicimos nuestros videitos, te faltó decir eso, pero para evitar problemas de faldas, etc. es mejor no subirlos jajajaja
    te imaginas si subo la shakira camagüeyana?

    vaya por recordar una época tan buena te ganaste un comentario!!!!!!!!!!

    PD: como prometismos volver encontrarnos allá, y el único guanajo que planificó sus vacaciones para re-editar el encuentro fui yo? -_-


  2. Muy interesante el relato. La verdad es que tengo que decir que de un tiempo a esta parte, cada vez voy menos al cine y me gusta ver las películas en la televisión, sobre todo ahora, con iniciativas tan curiosas como estas para ver peliculas pero me gustaría retomar estas ideas, volver a ir al cine, ver ciclos de películas y hacer amistades, como han hecho ustedes. Un saludo y enhorabuena por el blog

  3. alejo3399 Says:

    socio es verdad que el cine pasó de moda, yo propongo que vendan los cines y compren dvd pa to el mundo¡¡¡ buen post, un saludo, alejo


  4. Pero poco nos ayuda para pensar aqu y ahora un conflicto que como el iniciado el 11 S nos ha arrebatado a todos la tranquilidad.


  5. El cine es el medio audiovisual que nos acerca a las personas, no solo es el hecho de ver una pelicula que nos gusta y ya está, sino que tambien sirve para culturizarnos y aprender cosas de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s