Historias de pueblo

21 noviembre, 2011


Hay pueblitos que se resisten al olvido. La gente huye de ellos como si la distancia pudiera enterrar las casas y calles polvorientas. Pero ya el pueblo entró por los ojos, la nariz y los oídos y se lleva dentro y no importa que el pueblo desaparezca, porque nosotros somos las casas y las calles polvorientas. De uno de esos pueblos es la anécdota que les traigo.

El Algarrobo existe aún porque el tren pasa por allí todos los días y porque la gente que se ha ido vuelve a cada rato a visitar a los que se quedaron. Me parece que a veces la gente regresa solo para comprobar que el pueblo todavía sigue ahí y que no se trata de una invención, una especie de deja vu. La gente de allí vivió de sembrar y cortar en los campos de caña y de lo que pudieran enviarle los familiares de la ciudad. El pueblo tenía dos calles, una tienda, un aserrío y un fañoso (persona con problemas del lenguaje).

Así fue hasta la tarde de aquel domingo de tiempo muerto en que los hombres jugaban dominó debajo de la mata de ceiba y “bajaban” dos botellones de aguardiente entre chismes y augurios de un futuro mejor que nunca llegó. Alguien recordó la vez en que a Manuel le dijeron que si se untaba mierda de gallina debajo de los “sobacos” podía volar y el muy bruto casi pierde las piernas cuando se lanzó del techo de su casa. Todo el mundo se rió, menos Manuel que enseguida cerró el juego y empezó a darle agua a las fichas.

Entonces el fañoso llegó corriendo con los ojos fuera de las órbitas gritando “Uego, uego uego”.

“Estése quieto usted y haga la cola como todo el mundo”, le dijo Eladio, que todo el mundo respetaba después que sentó de un manotazo a una mula que no le hizo caso.

“Uego, uego uego” insitió el fañoso, que nadie llamaba de otra forma que no fuera esta. Y la gente empezó a protestar porque el tipo quería aguarles la tarde.

Desesperado el fañoso empezó a llorar: “uego, uego, coño e´ se quema el aserrío”.

Y así fue como El Algarrobo se quedó sin aserrío.

Anuncios

4 Responses to “Historias de pueblo”

  1. poesiadeisla Says:

    Ay!, Mandy, tú como siempre, cautivando y haciendo sonreír. Esto es realidad o ficción? Porque de tu genio creador, cualquier cosa, amigo.
    Me has provocado unas ganas inmensas de escribir de mi pueblo, al que nunca renuncio, ni lo haré, porque lo adoro.
    Besos, desde escasos kms.


  2. […] amigo ha escrito un post que me ha “sacado las palabras”. Habla de los pueblos semi -abandonados que aún guardan su […]

  3. alejo3399 Says:

    se me está quemando el almacén… para rarararara¡¡¡¡ eso me recuerda además el cuento de maceo de la muda que habló clarito cuando metió la mano en un cubo de agua con un calentador de laticas adentro, jejejejeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s