Una confusión cotidiana

1 noviembre, 2011


No fue el Y2K, pero ayer las computadoras les jugaron una mala pasada a colegas y amigos míos.  Hubo quien perdió su almuerzo, otros trabajaron más de la cuenta, llegaron tarde o perdieron su cita. Lo cierto es que las computadoras cambiaron nuestro ritmo cotidiano ¿la rebelión de las máquinas, la matrix, demasiada dependencia de la tecnología, despiste?

La razón está en el reloj que utilizan estos equipos. Muchos de los usuarios desconocen cuál es exactamente la zona horaria que rige nuestro país y colocan la que a su parecer y de acuerdo con sus conocimientos de geografía, debe corresponderse con nuestro tiempo. Este complemento  (Propiedades de fecha y hora) por defecto viene programado para que cambie automáticamente según el horario de verano… hay quienes lo dejan así.

En nuestro país se retrasó el cambio de horario, tradicionalmente en la tercera o última semana de octubre. Este no será hasta el 13 de noviembre. Las computadoras cambiaron la hora (atrasaron 60 minutos) el último fin de semana y el lunes muchas personas no lo advirtieron y vivieron su día con una hora de retraso respecto al tiempo normal.

Conclusiones:

– El tiempo no existe, es una invención de los seres humanos…

Anuncios

One Response to “Una confusión cotidiana”

  1. Guga Says:

    it’s incredible and interesant. is love in firts sight i love maths

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s