Eufemismos

25 agosto, 2011


No sé si el español sea el idioma de mayor cantidad de palabras. Me imagino que por ahí debe andar cuando se da el lujo de quitarle letras a su abecedario. Algunos han abusado de esto y entre sinónimos y antónimos han creado lo que conocemos hoy como eufemismo.

El eufemismo no es tan moderno como piensan algunos políticos, sino que se remonta al mismísimo nacimiento de Castilla (nosotros hablamos castellano, aunque le digamos español, pero en España se hablan otros dialectos, como el gallego, el euskerra y el catalán, cuyos reyes no le ganaron a los moros y por eso prevaleció el castellano).

En fin, les decía que esto de los eufemismo es una cosa vieja, para decirlo de otro modo, antiquísima. El eufemismo es la palabra o frase que utilizamos para decir algo pero de una manera que no lo parezca. Por ejemplo cuando no nos gusta la comida que acaba de hacernos nuestra nueva esposa y ella nos pregunta cómo quedó decimos algo parecido a esto:

– Tiene un sabor muy particular. El punto de sal parece un poco pasado pero combina perfecto con la carne a medio cocer y la ensalada sin aliñar. (Es incomible)

Además de en el amor, el eufemismo es utilizado mucho en la política. En este caso, un pobre conocimiento del idioma puede llevarnos a la incomprensión de lo que se quiere hacer. Ello explica por qué hay resultados de elecciones que nadie se explica. Una pequeña investigación sobre el tema me llevó a detectar algunas piezas museables en este sentido:

– Defender nuestros intereses: ir a la guerra

– Reformar el sistema de salud: privatizarlo

– Dialogar con la oposición: reprimirla con balas de goma

Hay políticos que entienden mal la función del eufemismo y lo confunden con la mentira. Por eso dicen una cosa y cuando llegan al poder hacen otra.

En el ambiente familiar, también se estilan los eufemismos:

La vieja de la familia “cómo se conserva”. El feo, tiene muy buenos sentimientos. La coqueta, tiene mucho amor que dar. El pesado, es muy serio y responsable. El borracho, se da a la bebida. El tarrú, es un inocente. El mujeriego, tiene sus cositas en la calle…

Y así indefinidamente, porque como mismo hay gente en este mundo que se preocupa mucho por embellecerse por fuera para ocultar lo que llevan de feo adentro, hay otros que utilizan palabras muy lindas y rimbombantes para no decir lo que verdaderamente piensan. Y no los llamemos mentirosos o hipócritas, mejor digamos que son personas no muy confiables, para utilizar un eufemismo.

Anuncios

3 Responses to “Eufemismos”

  1. Liz Says:

    yo tú (crítica sana) cambio eufemismo por disfemismo, por la vis cómica del texto…

  2. Mandy Says:

    GRACIAS POR TU CRÍTICA LIZ, LA LLEVÉ AL MÉDICO Y DICE QUE SI, QUE ESTÁ SANA. YA TE CONSIDERO UNA LECTORA ASIDUA, ASÍ QUE EN ESTA UNIDAD, TIENES PRIORIDAD.

  3. antonioraul Says:

    Interesante…………para utilizar un eufemismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s