Familia en fin de año

28 diciembre, 2010


Llega un nuevo año y la gente para variar se felicita y se desea cosas buenas. En todas partes la gente se gasta un dineral para celebrar algo que resulta ser lo más normal del universo. Un planeta completó su recorrido elíptico alrededor del sol. Se parece a esos reconocimientos que a veces se hacen por ahí en los que a fulanito le dicen que es el mejor por cumplir con su contenido de trabajo. Pero bueno la Humanidad es así. Cuando no fue porque el Nilo crecía, era porque venía un eclipse de Sol o de Luna, o porque el viento soplaba de tal lado. En fin, que somos tremendos fiesteros. Mi familia no escapa a esta tradición. Otra de sus importantes reuniones es precisamente el día 31 de diciembre. Nada, que están chivando hasta el último minuto del año. Es tradición en el oriente de Cuba asar un cerdo en púa. Tradición que no tiene nada de entretenido, pero que todos los años se continúa como si estuviéramos ajenos a los hornos, microwaves y otros adelantos.

Alrededor del puerco se sitúan los que mucho saben de gastronomía, bebidas, deportes y mujeres. Temas que hablan los cubanos cuando no lo hacen de política. Aunque no lo parezca asar un cerdo en púa tiene su técnica. Lo primero es la altura, que varía a medida que transcurren las horas. La velocidad del movimiento que se mide en rápido, flojo y un poquito más o un poquito menos. La parte más difícil es determinar a qué hora se debe bajar el puerco, que generalmente coincide con el momento en que la gente comienza a decir que tiene hambre y que si no le dan algo de comer rápido, se van a ir para otro lugar. Los maestros o chef de cerdos asados en púas no deben ensuciarse ni tocar el puerco. Esa actividad queda relegada a los menos experimentados, quienes deben acatar todas sus orientaciones aunque estas en ocasiones se contradigan unas con otras. Esto a simple vista pudiera parecer que responde a un capricho de los viejos, pero no es así, se trata de la técnica oculta de asar cerdos en púas, la cual se domina luego de 10 o 20 fines de años. De esta forma se mantiene viva una tradición que le gusta a todos, menos a los pobres cerdos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s