Vindicación del fin de año

22 noviembre, 2010


Alguien que no quiso ser feliz inventó el tiempo. A un egipcio no le dio la gana de ir ese día a construir las pirámides, puso un palo en el suelo y comenzó a ganarse la vida haciendo un yogurt la de los demás. Ahí empezó el corre corre, y los hombres y mujeres comenzaron a no tener tiempo para nada, mientras la Tierra continuaba con su paseo interestelar ajena a todo el ajetreo que este generaba.

Inventarse un calendario pronto se convirtió en moda. Existieron culturas que antes de tener un alfabeto ya tenían un almanaque. Los mayas crearon el suyo, a todas las luces el más perfecto, tan perfecto que dice que en el 2012 la Tierra va a desaparecer. Supongo que ni ellos mismos se lo creyeron pues desaparecieron sin dejar rastro con cientos de años de antelación, incluso de acuerdo con su almanaque, me imagino que en una sesión de sacrificios humanos colectiva.

Los romanos trataron de poner un poco de orden. Su aparato burocrático pretendió llamar los meses bajo las siglas CDSHCMRTPT(Consecución de días, semanas y horas correspondiente al movimiento de rotación y traslación del planeta tierra)-654564654 (número de serie) pero por suerte a un tecnócrata un poco más creativo se le ocurrió denominar los meses por el nombre de dioses o el orden de secuencia. La cosa fue bien hasta que a Julio César, tan poco dado al culto a la personalidad, se le ocurrió llamar a un mes como él.

A nadie le importó y con todo y eso lo mataron, aunque el mes siguió llamándose así, para no levantar sospechas. Después a un guataca se le ocurrió crear el mes de Agosto, en honor a Augusto, el primer emperador romano, el cual institucionalizó  la infidelidad y el homicidio como mecanismos de gobierno.

Mientras el mundo se fue haciendo más civilizado surgieron más almanaques, así cuando los franceses vivían los sucesos del 18 de brumario, los chinos festejaban la llegada de un nuevo año y los rusos pasaban un verano con unos agradables -12 grados Celsius.

Afortunadamente toda la Humanidad se puso de acuerdo, sobre todo para determinar la fecha en que comenzaban y terminaban las guerras y se adoptó el calendario gregoriano en honor a un papa llamado Gregorio, no precisamente porque él supiera mucho de astronomía (A la Iglesia nunca le ha interesado mucho la astronomía).

Así y todo, todavía los seres humanos no encontramos una manera eficaz de medir el tiempo. Einstein le echó más leña al fuego con su teoría de la relatividad y toda su incomprensible historia de la velocidad de la luz y los hermanos gemelos, de la cual solo me quedó claro que el hermano que se fue aunque regresó más joven, perdió novia y cascabel. Por eso no es cierto aquello de que la juventud es un divino tesoro.

Yo creo que en el fondo el tiempo no ha perdido su verdadera esencia. Es una invención, muy defectuosa por cierto, creada con el objetivo de hacernos la vida más difícil. Gracias a ella llegamos tarde, nos ponemos viejos, nos descubren cuando hacemos algo malo o tenemos que hacer regalos por motivos que casi siempre se nos olvidan.

Algo bueno tenía que tener toda esta tortura, así que por favor no me vengan a decir ahora que el fin de año es una bobería….

Anuncios

One Response to “Vindicación del fin de año”

  1. alejo3399 Says:

    ahora que hablas del tiempo recuerdo que aguien me dijo que había un sstema de medición que dividía al día en mil unidades y no en 24 horas con minutos y segundos, habría que averuguar eso bien para complicarnos más la vida con los relojes. y ya que se me acaba el tiempo para estar a tiempo en el parte del tiempo del noticiero de la 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s