El escritor de provincia

15 octubre, 2010


El escritor de provincia no ha publicado ningún libro, pero escribe uno diario. Viste con camisas de cuadro o pulóvers grandes y sin planchar de color churre. A veces siente que la gente lo reconoce en la calle…mentira, apenas lo confunden con otra persona. Tiene el pelo cuidadosamente despeinado, un aire de intelectual francés de los sesenta y estibador de muelle de los años veinte.

El escritor de provincia tiene textos llenos de faltas de ortografía, redundancias y frases copiadas de otros libros. A eso él lo llama experimentación, mi obra cumbre, en lo que estoy trabajando, pero no es más que una enciclopedia de sandeces.

El escritor de provincia está harto de ser un escritor de provincia, pero le conviene ese título cuando viene alguien importante de La Habana. Ahí se luce, y si es en un evento mejor, para exponer sus torpes ideas en palabras rebuscadas y mal pronunciadas. Hasta cuándo habla tiene faltas de ortografía. Entonces se refiere a la metatranca antidiurética de la evasión extraterrenal de los poemas de Obdulio del Monte, poeta amigo de él ya fallecido, uno de los mejores de su época aunque permaneció inédito. También la emprende contra las editoriales, incapaces de aceptar su obra, contra los lectores, zombies analfabetos, contra los críticos, que no lo critican y contra los periodistas, beodos que publican todo el tiempo sin tener la genialidad de él.

De esta manera el escritor de provincia sale por unos segundos del anonimato perenne en que vive y el público de la sala se percata de que realmente ocupa un lugar en el espacio y el tiempo. Tres segundos después su retahíla estentórea se pierde en el infinito metafísico mientras alguien llama la atención sobre la buena que está la jebita que trae el agua o el calor que hizo anoche.

Al cabo de los años el escritor de provincia  se convertirá en directivo de una institución cultural o en inspector de transporte. Para ese entonces habrá aprendido a tomar al vuelo los temas de moda. Tendrá cuentos llenos de cochinadas que ganarán concursos eróticos, poemas dedicados a las grietas de las paredes y ensayos sobre temas densos y sin importancia. También ganará un premio literario en su barrio o en un concurso en que nadie participe.

Unos años más después al fin su nombre estará impreso… en la losa del cementerio.

Anuncios

One Response to “El escritor de provincia”

  1. alejo3399 Says:

    echa buen diseñito… oye dime si aprendiste por fin a picar la entrada. y compadre me he ddo cunta de que soy un escritor de provincia, jejeje, curiosamente tú tambien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s